Make your own free website on Tripod.com


 

El Pollo Maligno

Cuentan que por allá en el año 45, una señora hecho un nidal de huevos (una culecada9 con la creencia o aquello que si se le daba uno l diablo todos los pollos saldrían, pero sus anhelos se vieron frustrados cuando después de 40 días de espera solo salió el que le arco a Satanás. Las primera hora lo que parecía un pollo normal, se fue transformando en un raro fenómeno que aumentaba de tamaño. Sus plumas se fueron convirtiendo en extraños pelajes. Sus ojos desorbitados brillaban como carbones encendido. su pico además de extraño, arrojaba fuego.

Diciendo los habitantes del bagre y del Pital que por esos lados del tropezón se encuentra el raro pollo maligno oyendoce su piar en las horas cuando su parte la noche por las que cualquier borrachito intentaba pasar no lo podía hacer. De esto son testigos don Manuel, don Juan, don Jesús, don portunato y don severiano.

Estos personajes no pueden contar con sus propios labios esta historia ya que perdieron la pronuncia después de haberse encontrado el pollo maligno.

 

 

Pechocho Y El Diablo

 

A mediados de los años 1959, vivía aquí la familia del señor Tulio Gallego peluquero de oficio; uno de sus hijos a quien cariñosamente le llamábamos Pechocho le ocurrió un caso muy singular. A eso de las 7:30 de la noche de un dia cualquiera se encontraba en la casa de su cuñado Luis Torres pasando una de sus frecuentes rascas. De pronto lo despertó un raro olor azufre y la alcoba se fue llenando de humo. Del humo fue apareciendo una extraña figura, con unas uñas largas y unos cortos cachos, con ojos brillantes y de su boca salía fuego.

Esta extraña figura quería llevarse a Pechocho y en su lucha por no dejarse llevar, nuestro amigo Pechocho salió muy arañado y asustado hasta la plaza a narrar con sus ojo desorbitados lo que le había ocurrido. La gente la daba credibilidad al hecho ya que en días pasados se le había aparecido al señor Felix Mazo, ese dia no quedo escapulario alguno en ningún almacén ya que no hubo vieja o muchacha que no corriera a comparar el escapulario.

 

 

 

SIGUE

ATRAS

Copyright ® 2004 Edgar Giraldo Orozco

Inicio      Economía     Geografía     Deporte     Iglesia     Personajes     Contactenos