Make your own free website on Tripod.com


 

El Animero

En nuestras creencias religiosas tenemos el animero. Un personaje que tiene por costumbre durante el mes de noviembre desplazarce hacia el cementerio a las 12 de la noche. Hace un recorrido por el cementerio pidiendo a las “ánimas benditas” que lo sigan. Allí inicia el recorrido por todas las calles de la población. Las animas lo acompañan.

Cuentan que en alguna ocasión, quiso agredir al animero, pero al acercarce vio a innumerables de personas (ánimas) que lo acompañaban. Despees uno de los animeros llamado Rodrigo el “machuqueño”. Llamado así por que era natural de maceo, salió hacer un recorrido por el pueblo, como le gustaba mucho el licor, al pasar las animas por la zona de tolerancia, resolvió quedarce allí tomándose unos tragitos. Los personajes que han sido recordados en este oficio son: Dionisio y el machuqueño, durante los días de noviembre y cuando se parte la noche, se escucha la voz de ultratumba al animero repetir “un padre nuestro y un ave María por las benditas animas del purgatorio por el amor de Dios”.

 

 

El Falso Cura Que Llego A Caracoli

Cuando se fundió en el jordán en una cuchilla del monte

Edificaron una iglesia mas no tenia sacerdote,

De acá de Caracoli cada mes o mas a prisa

Iba un curta de aquí a celebrar la misa.

 

Pero llego al fin un dia que el curita se canso

Y a celebrar la misa el curita no volvió,

Iban pasando los meses y la gente del jordán

No oía la santa misa ni se podía confesar.

 

Un señor Enrique Osorio que tenia una sastrería

Tramó con don José álzate hacer una picardía,

Don ceno le contesto al que quiso interrogar

Este vino es para el cura que acaba aquí de llegar.

 

El tendero le contesto con mucha felicidad

Si este vino es para el cura se lo voy a regalar,

A un señor Carlos Acevedo le toco irlo a encontrar

Y con una gran maleta le toco al señor cargar.

 

Mientras el lo acompañaba por el camino decía

Que el había echado el diablo de la estación de Sofía,

el cura llego al jordán apoyado en un bastón

Y don Carlos daba la mano y le cargaba el maletón.

 

 

Avisaron al jordán que a la semana siguiente

saldría el cura para allá a confesar a la gente,

se buscaron un amigo y de cura disfrazaron

le empacaron la maleta hacia ese pueblo mandaron.

 

Mientras tanto en el jordán la gente iba i venia

Esperando al sacerdote que ese dia llegaría,

Rosendo se fue a llamar a Nacinaceno a la chirría y al verlo pregunto,

Que ocurre allá en el jordán que viene con tanta prisa?

 

Casi nada Nacinaceno lo que voy a contar

Que hay que ir a encontrar el cura que bine para el jordán,

Don Ceno llego al jordán con paso precipitado

Y preguntándole a la gente si e cura ya había llegado.

 

La gente le contesto toda llena de alegría

Que ese bendito curita no llegaba todavía,

Siguió a la tienda de Meracelio a preguntar por el vino

Pero este muy curioso le comenzaron a preguntar

¿Que me vienes a comprar?

 

Llego por fin al jordán formando que algarabía

pues hacia varios meses que un curita no venia,

Los primeros que con el cura se fueron a confesar

don Rosendo y doña Zoila, josefina y aldemar..

 

las sabanas que este cura habida podido ensuciar

Ana Josefa y dolores las tuvieron que lavar,

Ya al comenzar la misa el sacristán pudo ver

Que aquel bendito cura no sabia ni leer.

 

Al descubrir esta farsa salió del altar de prisa

Gritando que me lleve el diablo si esto se llama misa,

En la misa se encontraba de este pueblo el inspector

Quien no vacilo en coger aquel curita impostor.

 

Le quitaron la sotana lo dejaron en pelota

U aquel curta impostor lo llevaron a ala guandoca,

Así termina la historia que nos contaron de afán

Del falso cura de aquí mandaron para el jordán.

 

 

SIGUE

ATRAS

Copyright ® 2004 Edgar Giraldo Orozco

Inicio      Economía     Geografía     Deporte     Iglesia     Personajes     Contactenos